woman applying eyedroppes, close up

¿Sufres de sequedad ocular? Consejos para hidratar y lubricar los ojos secos

¿Notas cómo tus ojos están resecos?

La verdad es que cada vez más personas experimentan la desagradable sensación de tener arena en los ojos y, de hecho, acaba siendo motivo de consulta en el oftalmólogo en muchas ocasiones.

Una de las sensaciones más desagradables que podemos tener en los ojos es la sequedad. Es decir, notar que nuestros ojos no tienen las suficientes lágrimas como para mantener su humedad natural. Esto puede provocar escozor y picor, una situación especialmente incómoda si además trabajamos con ordenador.

Actualmente, la sequedad ocular es uno de los motivos de consulta más frecuentes. Uno de cada diez españoles, mayores de 40 años, padece esta molestia. Esta condición de sequedad en la superficie del ojo (en la córnea concretamente) se produce cuando las lágrimas no resultan suficientes en cantidad y/o en calidad para proporcionar una lubricación y nutrición adecuadas.

Es una situación muy molesta, puesto que nuestros ojos precisan de  película lagrimal en la cantidad y calidad suficientes para mantenerlos hidratados adecuadamente, eliminar partículas que se hayan introducido dentro e, incluso, para mantener una buena visión. Hay que tener en cuenta que las causas del ojo seco pueden ser muy variadas, por lo que habrá que identificarlas correctamente.

Síntomas que debemos tener en cuenta para saber si sufrimos sequedad ocular:

  • Aunque en cada persona el síndrome del ojo seco se puede manifestar con prevalencia de unos síntomas sobre otros, los más comunes son los siguientes:
  • Sensación de picor, y escozor: Debido a la falta de lubricación adecuada por los problemas en la producción de la lágrima, el movimiento del párpado sobre la superficie del ojo no se lleva a cabo con la suavidad que debería. Además, la propia sequedad del ojo, también propicia que se sienta esta sensación de picor y escozor continuada en el ojo sin que haya aparentemente nada que lo cause.
  • Enrojecimiento en el ojo: Como consecuencia del picor y de la falta de lubricación, aumenta el flujo sanguíneo en el ojo, lo que produce la dilación de los capilares que riegan el ojo y, en consecuencia, se aprecia más enrojecido de lo habitual. Esto se manifiesta, sobre todo, en la parte de la esclerótica ocular (la zona blanca del ojo).
  • Cansancio en los ojos o pesadez en los párpados.
  • Sensación de tener arenilla en la superficie de los ojos: Muchos pacientes describen la sensación de tener algo en el ojo, pero no una partícula concreta bien definida, sino como si se tratase de arena o polvo. Esto se debe a la falta de lubricación del ojo, que conlleva que se note este tipo de molestias.
  • Dificultad para abrir los ojos.
  • Conjuntivitis e inflamación corneal.
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz): Por otro lado, otro de los síntomas más comunes cuando se sufre de ojo seco es que aumenta la sensibilidad a la luz. Al no estar la superficie del ojo en las condiciones óptimas de lubricación, la sensibilidad del mismo aumenta en todos los sentidos, incluida su capacidad de soportar la luz intensa o los lugares muy luminosos.
  • Incomodidad en el uso de las lentes de contacto.
  • Sensación de sequedad.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Visión borrosa: Como consecuencia de todo lo anterior, la visión se vuelve menos nítida y cuesta más enfocar la vista.
  • Aparición de molestias al cerrar los párpados

¿Cuáles son las causas del ojo seco?

No existe una sola causa concreta que produzca el síndrome del ojo seco y, la mayoría de las veces, se debe a una suma de factores que derivan en sequedad ocular.

  • Cambios hormonales: El principal motivo del ojo seco, que suele aparecer en personas de edad avanzada (o personas que trabajan en entornos que puedan favorecer su aparición), son los cambios hormonales, los cuales provocan que las glándulas lagrimales empiecen a producir menos lágrimas o a que la película lagrimal sea de una calidad inferior.Los cambios hormonales afectan especialmente a las mujeres como consecuencia del embarazo, el consumo de anticonceptivos orales y la menopausia.
  • Uso excesivo de pantallas: Finalmente, una de las causas que más incidencia está teniendo actualmente a la hora de desarrollar el síndrome de ojo seco en múltiples pacientes es pasar demasiado tiempo delante de pantallas, ya sea la de un teléfono móvil o la de un ordenador, entre otras. Al usar estas pantallas electrónicas se reduce el parpadeo y la lágrima no se distribuye correctamente por la superficie ocular, aumentando su evaporación. En estos casos, es imprescindible hacer descansos cada 30 minutos.
  • Toma de ciertos medicamentos sistémicos crónicos: antidepresivos, antihistamínicos, pastillas anticonceptivas o medicamentos para controlar la presión arterial, entre otros. Existen ciertos medicamentos que, al tomarse de forma prolongada, pueden tener efectos secundarios que se manifiesten como ojo seco al reducir la cantidad o calidad de lágrima natural que estos producen.
  • Estrés: Otra de las posibles causas que se han relacionado con el ojo seco es verse sometido a períodos de estrés prolongado, lo que puede implicar desequilibrios generales en la salud del paciente que, entre otros efectos, conlleve la aparición de episodios puntuales de ojo seco.
  • Uso de lentes de contacto: Por otro lado, el uso prolongado de lentes de contacto puede implicar el desarrollo de ojo seco.
  • Enfermedades sistémicas o autoinmunes: Depende de la persona y de la enfermedad en sí, pero algunas enfermedades como el síndrome de Sjögren, la artritis reumatoide o el lupus eritematoso se han relacionado con la aparición de ojo seco en algunos pacientes.
  • Ser fumador (activo o pasivo): En este caso, el problema viene dado por causa del humo que se concentra en el aire, que termina irritando la superficie del ojo y provocando un desequilibrio de la lágrima natural de este.
  • Cirugía ocular: Aunque no suele ser tan frecuente, el ojo seco también puede aparecer como un daño colateral o efecto secundario en el caso de algunas cirugías oculares.
  • Exposición excesiva al sol: Además de ser muy peligroso para la salud de los ojos en todos los sentidos, la exposición prolongada y excesiva a los rayos solares también puede propiciar la aparición de ojo seco.
  • Ambiente seco o con excesivo viento: Como es lógico, un ambiente seco y con bastante viento propicia la evaporación de la lágrima del ojo, lo que puede ser un desencadenante del problema.
  • Abuso del aire acondicionado: Uno de los principales causantes del ojo seco puntual es el aire acondicionado, que provoca una sequedad ambiental muy elevada y, en consecuencia, la evaporación natural de la lágrima del ojo.
  • Envejecimiento: Debido al paso del tiempo, se atrofian las células que generan la lágrima de forma constante y que determinan la composición de la película lagrimal. Un buen ejemplo son las disfunciones en las glándulas de Meibomio, que se ocupan de producir determinados lípidos que previenen la evaporación de la lágrima. De hecho, hay que tener en cuenta que el ojo seco no es un problema que se limite únicamente a la falta de cantidad de lágrima, sino también a la calidad de la misma, que debe tener la correcta composición de agua y de otras sustancias como lípidos y minerales para mantener sanos y bien lubricados los ojos.

¿Cómo prevenir las causas del ojo seco?

No existe una cura definitiva para el síndrome del ojo seco, por lo que la inmensa mayoría de quienes lo padecen sufren episodios intermitentes a lo largo de su vida y, en los casos más severos, tienen síntomas o molestias de manera continua. Existen, sin embargo, ciertas opciones que ayudan, sobre todo, a controlar estos síntomas.

Los problemas en la producción de lágrimas y, por lo tanto, de la aparición de la sequedad ocular, pueden reducirse mediante medidas preventivas como:

  • Tratar de parpadear voluntariamente y de forma frecuente cuando estamos trabajando frente al ordenador.
  • Eliminar todos los restos de maquillaje de los párpados y pestañas al finalizar el día.
  • Uso de gafas de sol homologadas. Es preferible que estas gafas sean bastante envolventes para proteger los ojos del viento, del polvo y de otros agentes irritantes que puedan causar o empeorar los síntomas del ojo seco. Si las gafas son grandes y envolventes también pueden evitar la evaporación de la lágrima.
  • Rebajar la sequedad del ambiente en el que nos encontramos habitualmente con un humidificador.
  • Eliminación o limitación en el uso de lentes de contacto.
  • Dejar de fumar o evitar los ambientes en los que haya humo.
  • Mantener una dieta rica en Omega 3.

¿Cuáles son los posibles tratamientos?

Aunque el ojo seco es una dolencia ciertamente molesta, la mayoría de las veces desaparece casi espontáneamente o con un tratamiento sencillo (colirios, uso de toallitas limpiadoras para una correcta higiene de los párpados o lágrimas artificiales). La mayoría de los pacientes notan un gran alivio durante el tratamiento con lágrimas artificiales usando este tipo de gotas entre 2 y 4 veces al día.

En farmajsanchez.com dispones de una amplia selección de productos para mejorar la hidratación. Algunas de sus propuestas más eficaces son:

 

Gotas oftálmicas lubricantes y humectantes

Se recomienda aplicar Relive® ISO siempre que sea preciso para aliviar la sequedad ocular ocasional.

Relive® ISO es un colirio de composición similar a la de la lágrima natural

 

 

Alivio natural de la irritación ocular.

Su composición basada en extractos de plantas ofrece un alivio natural de la sensación de irritación ocular.

Humecta y lubrica los ojos sensibles

 

 

Spray de higiene ocular de agua de mar.

Existen soluciones isotónicas de agua de mar muy útiles en las patologías oculares derivadas de fenómenos irritativos e inflamatorios; como el resto de tratamientos se emplea para el tratamiento sintomático.

Los beneficios del agua de mar para el ojo seco derivan de la capacidad de arrastre que ofrece el agua de mar y de la dilución de los mediadores inflamatorios que encontramos en la conjuntiva de los ojos afectados.

Por tanto, su efecto es indirecto, puesto que al rebajar el número de citocinas de la mucosa, que son las principales responsables de las lesiones que aparecen, se reduce la agresividad de la inflamación.

REFLEXIÓN DEL DÍA:

No puedes controlar todo lo que te sucede; solo puedes controlar la forma en que respondes a lo que sucede. En tu respuesta está tu poder.

Comparte con quien ames >>

María Teresa

María Teresa

Amante de la salud natural y el bienestar, tardé muy poco en darme cuenta de que el estilo de vida saludable y la nutrición Natural serian mi autentica motivación, pues era justo lo que necesitaba en ese momento de mi vida (donde una perdida familiar me hizo tambalear mi salud), fue ahí donde decidí que mi prioridad era conectar conmigo misma cuidando de mi salud. Llevo 12 años formándome en HERBODIETICA y NUTRICION y sigo en constante desarrollo y aprendizaje, mi objetivo es daros una correcta información optar por la naturalidad y ayudar a las personas a transformar sus hábitos, para que vivan con salud, energía, ilusión y sean más felices. Otra de mis grandes pasiones es el deporte, me encanta salir al campo, disfrutar de la naturaleza, me llena de energía y vitalidad y unido a una dieta sana y equilibrada forma el cóctel perfecto para encarar la vida con ilusión, optimismo y alegría. Te animo a que me sigas en esta nueva aventura que desde hoy empiezo a compartir con vosotros, deseo transmitiros mi entusiasmo y la ilusión con la que estoy viviendo esta nueva etapa. ¡Os espero!

Menú de productos