fortalecer-sistema-inmunológico (1)

Vitaminas imprescindibles para fortalecer tu sistema inmune

El concepto de alimentación ha cambiado en los últimos años. Siempre se ha definido a los nutrientes como elementos que ingerimos en la dieta diaria que contribuyen a la regulación de determinados procesos metabólicos, a la obtención de energía o a la reparación de tejidos. Pero en las últimas décadas, numerosos estudios epidemiológicos han demostrado que el déficit de determinados nutrientes en nuestro organismo está relacionado con un desequilibrio en el sistema inmunológico y, consecuentemente con un mayor riesgo de infección.

La mayoría de las vitaminas son micronutrientes esenciales, es decir, nutrientes que nuestro cuerpo requiere para poder funcionar. Son necesarios en pequeñas cantidades, a diferencias de las proteínas o los hidratos de carbono, que hacen falta en cantidades mucho mayores. Además, la mayoría de ellas solo pueden obtenerse a través de la dieta, o sea que nuestro cuerpo no puede producirlas.

Esenciales en la alimentación

El cuerpo humano está compuesto por distintos sistemas que requieren de sustancias esenciales para su funcionamiento.

Entre dichos elementos se hallan las vitaminas, que son recursos necesarios para la actividad celular, para el crecimiento y desarrollo físico y mental. El organismo, entre otras cosas, requiere de la acción de distintas vitaminas para fortalecer el sistema inmunológico, aquel encargado de generar las defensas que protegen contra las enfermedades y evitan su desarrollo.

Como característica principal, el origen de este tipo de nutrientes se halla principalmente en los alimentos, por lo que la dieta significa una fuente esencial para su adquisición.

Es necesario entonces tomar conciencia sobre la importancia nutricional de las vitaminas, en especial por su valor para garantizar el bienestar integral de la salud.

Además de ayudar a desarrollar distintas funciones del cuerpo humano, una absorción equilibrada de estos nutrientes favorece una mejor respuesta del organismo frente a diversas amenazas externas que generan afecciones o patologías.

De esta manera, conviene identificar cuáles son las principales vitaminas para subir las defensas del sistema inmunológico, las funciones que permiten desarrollar en el organismo, y las fuentes y demás factores favorables para una mejor adquisición y un aprovechamiento más efectivo.

Principales vitaminas para fortalecer las defensas

Las vitaminas son micronutrientes esenciales para el desarrollo de las funciones metabólicas no solo de los humanos, sino de todos los seres vivos.

En relación al sistema inmunológico, es necesario que la presencia y acción de estas sustancias sea equilibrada, no solo para evitar enfermedades, sino también el desarrollo de problemas autoinmunes.

Aunque hay un complejo vitamínico amplio, es preciso identificar cuáles de esas vitaminas ayudan al fortalecimiento de las defensas para saber también de qué fuentes pueden adquirirse.

Vitamina A o retinol

Función en el organismo: La vitamina A tiene funciones muy diversas en nuestro organismo y es una de las que está implicada en más cantidad de fenómenos metabólicos. Por ejemplo, es necesaria para formar los pigmentos que permiten captar la luz en nuestra retina, por tanto, es necesaria para la visión. Asimismo, cumple un papel fundamental en la maduración y diferenciación de las células. Esto significa que es esencial en procesos en los que hay mucha renovación celular, como el mantenimiento de la piel y las mucosas, la formación de glóbulos rojos, el funcionamiento normal del sistema inmunitario y el desarrollo embrionario (importante en la gestación).

Alimentos en los que se encuentra: La vitamina A se puede encontrar en muchos alimentos de origen animal ricos en grasas: los huevos, la carne roja, la leche y las vísceras (hígado y riñón). También en forma de betacaroteno (o “provitamina A”), que es un compuesto que se convierte fácilmente en esta vitamina en nuestro organismo. Están en grandes cantidades en todas las frutas de color naranja y amarillo intenso (naranjas, albaricoques…), así como en el brócoli, la espinaca, la zanahoria y otras muchas verduras y hortalizas de hoja verde.

Vitamina C o ácido ascórbico

Función en el organismo: Dentro de las vitaminas para el sistema inmunológico, la vitamina C se considera como el pilar de la defensa inmunológica gracias a su acción contra gérmenes y otros agentes patógenos que afectan principalmente los sistemas respiratorio y digestivo. Esta vitamina actúa como antioxidante, es decir, bloquea el daño que causan los radicales libres, las moléculas de desecho del organismo que son responsables de la oxidación y envejecimiento de las células. Además, también tiene un importante papel en la formación de la estructura de nuestros tejidos: piel, tendones, vasos sanguíneos, cartílago, etc… Se podría decir que esta vitamina es la responsable de crear los “ladrillos” con los que se construyen estos tejidos. Por eso también es importante en la curación y cicatrización. Además, esta vitamina favorece la absorción del hierro de los alimentos que comemos. La vitamina C no se almacena en nuestro organismo, por lo que debemos tomarla con frecuencia para no tener carencias.

Alimentos en los que se encuentra: Todos los vegetales frescos, especialmente si se consumen crudos. Algunas de las frutas y verduras con más vitamina C son el melón, el kiwi, los cítricos, la piña, los frutos rojos, el pimiento, o el brócoli.

Vitamina D

Función en el organismo: Esta sustancia fortalece el sistema inmunológico a través de su acción que favorece la activación y equilibrio de un grupo de linfocitos (linfocitos T), además de regular la producción de citoquinas. Contribuye a hacer frente a ciertas infecciones y a la absorción de minerales como el fósforo y calcio. Se ha asociado un déficit de vitamina D a mayor riesgo de aparición de infecciones por virus en las vías respiratorias en adultos sanos.

Alimentos en los que se encuentra: Se encuentra principalmente en proteínas como carnes, pescados, huevos y lácteos, aunque también se puede adquirir a través de la exposición a rayos solares de forma regulada.

Vitamina E

Función en el organismo: La vitamina E es un potente antioxidante que protege a nuestros tejidos y órganos del daño que causa la oxidación, la contaminación o la radiación solar, entre otros. Además, participa en el proceso de formación de las células inmunitarias y glóbulos rojos. 

Alimentos en los que se encuentra: Esta vitamina es abundante en el germen de los cereales y semillas. Por tanto, los alimentos ricos en ella son los frutos secos (nueces, almendras, avellanas…), las semillas (pipas de girasol, sésamo, semillas de lino…) y en los aceites vegetales que se producen a partir de ellas, así como en el (aceite de oliva, el maíz, el girasol o el coco).

Factores que contribuyen a la absorción de vitaminas para el sistema inmunológico

La alimentación es la principal fuente de estas sustancias esenciales, así pues una dieta rica en alimentos nutritivos representan un eje esencial para gozar de un sistema inmunológico fortalecido.

Aun así, una alimentación balanceada debe estar acompañada por otros factores o hábitos que favorezcan la absorción de estas vitaminas para el sistema inmunológico, como lo es mantenerse hidratado, realizar ejercicio físico, disminuir los episodios de estrés, dormir adecuadamente y tener una higiene correcta en la preparación de alimentos.

A su vez, también existen suplementos para reforzar el sistema inmunológico, que contienen vitaminas esenciales para garantizar un equilibrio frente agentes patógenos y otras amenazas externas. Una opción atractiva en el mercado es:

 

Aceite de pescados salvajes, vitamina E de origen natural.

 

Complemento alimenticio rico en ácidos grasos omega 3, destaca por su alto contenido en vitaminas A y D ayuda al funcionamiento regular del sistema inmunitario.

 

ACEROL C es un extracto de acerola rico en vitamina C 100% natural que permite reactivar y optimizar tu vitalidad, así como reforzar las defensas de tu organismo. Recupera tu energía mientras fortaleces tus defensas.

REFLEXIÓN DEL DÍA:

Convierte los muros que aparecen en tu vida en peldaños hacia tus objetivos.

 

Comparte con quien ames >>

María Teresa

María Teresa

Amante de la salud natural y el bienestar, tardé muy poco en darme cuenta de que el estilo de vida saludable y la nutrición Natural serian mi autentica motivación, pues era justo lo que necesitaba en ese momento de mi vida (donde una perdida familiar me hizo tambalear mi salud), fue ahí donde decidí que mi prioridad era conectar conmigo misma cuidando de mi salud. Llevo 12 años formándome en HERBODIETICA y NUTRICION y sigo en constante desarrollo y aprendizaje, mi objetivo es daros una correcta información optar por la naturalidad y ayudar a las personas a transformar sus hábitos, para que vivan con salud, energía, ilusión y sean más felices. Otra de mis grandes pasiones es el deporte, me encanta salir al campo, disfrutar de la naturaleza, me llena de energía y vitalidad y unido a una dieta sana y equilibrada forma el cóctel perfecto para encarar la vida con ilusión, optimismo y alegría. Te animo a que me sigas en esta nueva aventura que desde hoy empiezo a compartir con vosotros, deseo transmitiros mi entusiasmo y la ilusión con la que estoy viviendo esta nueva etapa. ¡Os espero!

Menú de productos