gripe-Fotolia_112959661_Subscription_Monthly_M-1024x682-1

Siento cansancio ¿puedo tener el sistema inmune débil?

¿Te sientes cansado?, ¿enfermas con rapidez? Entonces puede ser que tengas las defensas bajas, una situación muy común en ciertos periodos del año pero que, si se repiten, deberemos estar atentos a las causas que pueden producir esta situación. Tener un sistema inmunológico debilitado produce que estemos más expuestos al contagio de virus o enfermedades y, por tanto, que padezcamos de una baja salud. Ten en cuenta que cuando tenemos las defensas bajas nuestro cuerpo no puede reaccionar del mismo modo en el que lo haría si estuviera en perfectas condiciones, por lo que tienes mayores riesgos a enfermar, así como una sensación generalizada de fatiga, cansancio y debilidad.

El sistema inmunológico es el responsable de protegernos frente a sustancias nocivas como bacterias, virus, hongos y parásitos, evitando así posibles infecciones o enfermedades. No obstante, en ocasiones es posible que se debilite y por ello que esté expuesto ante estos agentes externos.

¿Qué es lo que pasa cuando nuestro sistema inmune está deprimido?

Cuando algo no anda bien con nuestra salud, el cuerpo da diversas señales que muchas veces pasan desapercibidas. Algunos de los signos que suelen pasarse por alto son el cansancio y la somnolencia. Si te sientes sin energía todo el tiempo, podría deberse a que tu sistema inmune esta debilitado.

Si hablamos de un sistema inmune deprimido o inmunocomprometido significa que el sistema inmunológico es más débil de lo esperado y no funciona correctamente. Nuestro sistema inmune se compone de un ejército de diferentes tipos de células que trabajan para protegerlo contra bacterias, virus y otras sustancias que podrían causar infecciones. Cuando este sistema no funciona correctamente, el cuerpo es mucho más susceptible a las enfermedades.

¿Cuáles son las señales que nos pueden indicar que debemos fortalecer nuestro sistema inmunitario?

Nuestro sistema inmune nos ayuda a proteger a nuestro cuerpo de patógenos externos, como virus y bacterias, y otros riesgos ambientales. Por lo tanto, la principal señal que nos indica que nuestro sistema inmune está débil es la aparición de infecciones frecuentes, como pueden ser los resfriados y catarros.

Otra señal que no debemos pasar desapercibida es el cansancio. Sentirse extremadamente cansado, podría significar que algo está sucediendo con las defensas de nuestro cuerpo, ya que cuando nuestro sistema inmunológico se encuentra afectado, también lo hace nuestro nivel de energía. Esto se debe a que nuestro organismo está tratando de conservar energía para que el sistema inmune pueda combatir de forma más eficiente a los gérmenes.

Sentir un cansancio permanente, estar agotados recién levantados o al realizar esfuerzos mínimos son síntomas para tener en cuenta que, probablemente, las defensas estén bajas.

 

¿Cómo se podría fortalecer el sistema inmunitario?

Nos planteamos un punto fundamental: cuáles son las claves para reforzarlo. Y la primera línea de defensa es un estilo de vida saludable. Hay una serie de hábitos que podemos adoptar para que nuestras defensas sean lo más fuertes posible:

  • Intenta reducir el estrés: El estrés sostenido en el tiempo puede traernos varios problemas de salud, incluyendo un sistema inmunológico debilitado. Por ello, es esencial aprender a gestionarlo adecuadamente, no solo a través de terapia psicológica, sino a través de buenos hábitos de vida. Las defensas están en mejores condiciones cuando se lleva una vida relajada y tranquila. El estrés, ansiedad o los nervios no dejan que el cuerpo descanse como es debido y esto también provoca un mayor cansancio. Evita estas situaciones de estrés o mitígalas con técnicas de relajación o deporte.
  • Manteniendo una dieta adecuada: Una buena dieta es sinónimo de una buena salud. Pero en ocasiones solo cuidamos lo que comemos cuando ya estamos sufriendo algún problema, o cuando ya estamos enfermos. Esto es algo que debemos cambiar en definitiva. Lo ideal es que mantengamos siempre una buena alimentación para estar sanos.

  • Durmiendo lo suficiente: Un adecuado descanso nocturno a diario permite que el cuerpo recupere las energías perdidas durante el día y cumpla sus funciones esenciales. En cambio, el insomnio, las preocupaciones que nos obligan a despertarnos continuamente, y el poco descanso son enemigos del sistema inmunitario. Por todo ello, conseguir un sueño tranquilo y reparador, es imprescindible para la salud y el bienestar.

  • Hacer ejercicio regularmente: El ejercicio debe formar parte de nuestra vida de forma regular y pautada. Un buen ejercicio puede ser caminar, nadar o montar en bicicleta.
  • Cuidar de la salud mental ayuda a potenciar la salud física.

 

¿Son útiles los suplementos?

“Los suplementos pueden ser una herramienta, que junto un estilo de vida saludable, nos ayuden reforzar las células de nuestro sistema inmune. Pueden ser de especial importancia en épocas en las que nuestro sistema inmune necesite ser reforzado, como durante el otoño/invierno o bajo situaciones de estrés.

Para asegurarte de que los niveles de vitaminas que ayudan a fortalecer tus defensas son adecuados, también es recomendable añadir a tu dieta complementos vitamínicos o mulitivitaminicos y así tener tus defensas siempre al 100%.

 

REFLEXION DEL DIA:

¡Cuídate y no dejes que tu energía, tu rendimiento y tus defensas te debiliten!

Comparte con quien ames >>

María Teresa

María Teresa

Amante de la salud natural y el bienestar, tardé muy poco en darme cuenta de que el estilo de vida saludable y la nutrición Natural serian mi autentica motivación, pues era justo lo que necesitaba en ese momento de mi vida (donde una perdida familiar me hizo tambalear mi salud), fue ahí donde decidí que mi prioridad era conectar conmigo misma cuidando de mi salud. Llevo 12 años formándome en HERBODIETICA y NUTRICION y sigo en constante desarrollo y aprendizaje, mi objetivo es daros una correcta información optar por la naturalidad y ayudar a las personas a transformar sus hábitos, para que vivan con salud, energía, ilusión y sean más felices. Otra de mis grandes pasiones es el deporte, me encanta salir al campo, disfrutar de la naturaleza, me llena de energía y vitalidad y unido a una dieta sana y equilibrada forma el cóctel perfecto para encarar la vida con ilusión, optimismo y alegría. Te animo a que me sigas en esta nueva aventura que desde hoy empiezo a compartir con vosotros, deseo transmitiros mi entusiasmo y la ilusión con la que estoy viviendo esta nueva etapa. ¡Os espero!

Menú de productos