5710c0f4cfcd0

¡Sufres de perdida de memoria y despistes? Consejos y remedios naturales

La memoria es probablemente una de las capacidades de tipo cognitivo que más relevancia tienen a la hora de organizar nuestra vida.

La capacidad de recordar nuestra historia e identidad, de conservar nuestras vivencias y de mantener en la mente lo que acabamos de hacer o lo que tenemos que hacer son elementos que se derivan en gran medida de diferentes tipos de memoria, siendo el deterioro de esta capacidad motivo de preocupación para la mayoría de personas.

¿Cuándo la mala memoria y los despistes son un problema?

Las llaves, el celular, una cita, el nombre de un colega, lo que había que comprar en el supermercado… muchos perdemos y olvidamos cosas varias veces al día.

Pero ¿cómo saber cuándo se trata de un despiste por mera distracción y cuándo de un incipiente problema de salud?

Para empezar, un dato que puede tomar por sorpresa a muchos y deprimir a otros tantos: «Lo creas o no, la memoria alcanza su punto máximo a los 20«

Eso explicaría por qué es más fácil aprender un idioma o estudiar una carrera cuando somos más jóvenes. A partir de ahí nuestra capacidad va disminuyendo en una línea «bastante recta», así que nuestra memoria a los 30 y a los 40 ya no es tan buena como a los 20.

La pérdida de memoria, amnesia, síndrome amnésico o falta de memoria hace referencia a:

  • La incapacidad para recordar hechos o acontecimientos recientes.
  • Rememorar recuerdos pasados o ambas situaciones.
  • Puede ser a corto plazo (transitoria) o permanente.
  • En algunos casos, puede empeorar a medida que pasa el tiempo.

Olvidar ciertas cosas o tardar más en acordarse de otras es parte del proceso normal de envejecimiento, pero éste no lleva a una pérdida radical de la memoria salvo que existan enfermedades implicadas.

Las personas de avanzada edad no son las únicas afectadas, ya que la pérdida de memoria también afecta a los adolescentes y adultos jóvenes.

Se ha observado que cada vez más gente joven sufre un trastorno conocido como “discapacidad cognitiva subjetiva” o “síndrome de la vida ocupada”.

Principales causas de la falta de memoria

Existen diferentes factores que afectan a la pérdida de memoria inusual, tanto en jóvenes como en personas mayores:

Quizá los problemas de memoria y atención sean solo una consecuencia del estilo de vida tan frenético que llevamos. Esto es, largas jornadas de trabajo, preocupaciones y bombardeo de información constante a través del móvil, la televisión, el ordenador…

Tener mil cosas en la cabeza, sumado a la falta de descanso, puede traducirse en una menor capacidad de atención y efectos negativos sobre la memoria.

Estrés o Ansiedad: Problemas emocionales tales como el estrés, la ansiedad o la depresión, pueden hacer que una persona sea más olvidadiza o despistada, e incluso en ocasiones puede hacer que se sienta desorientada. La confusión que provoca este tipo de problemas suele ser de carácter temporal, pues lo más normal es que desaparezcan cuando los sentimientos del paciente van disminuyendo.

Consumo de alcohol, uso de drogas, infecciones cerebrales (enfermedad de Lyme, sífilis, VIH/SIDA).

Lo más común es que exista un déficit de vitaminas B6, B12 y B9 en la alimentación.

Abuso de barbitúricos o benzodiacepinas.

Así mismo, el origen de la pérdida de memoria podría estar en enfermedades neurodegenerativas, entre ellas el párkinson y la esclerosis múltiple.

Consejos generales para reducir esos olvidos que no revisten gravedad

Dormir bien y lo suficiente, para no estar cansados y también para darle oportunidad a nuestro cerebro de que procese la memoria desde el «almacén temporal» de la memoria a corto plazo al «almacén permanente» de recuerdos a largo plazo.

Prestar más atención. Muchas veces no recordamos cosas porque estamos distraídos o estresados haciendo mucho sin prestar atención, aunque no haya un deterioro cognitivo. La meditación de tipo «atención plena» o mindfulness puede ser una buena estrategia para ayudar a nuestra memoria.

Hacer ejercicio: «la solución mágica». «Es increíble todas las cosas a las que hacer ejercicio puede ayudar». El ejercicio puede ayudar a mejorar el estado de ánimo tanto como cualquier antidepresivo»,  «y también el sueño», que es clave para la memoria.

«El ejercicio también desencadena factores de crecimiento en el cerebro, algo que puede aumentar el tamaño del hipocampo, que es la parte donde se forman los nuevos recuerdos».

«También se ha demostrado que mejora la memoria en adultos jóvenes y sanos y que retrasa el declive de la memoria en los pacientes que están en las etapas más tempranas del Alzheimer».

Planificar y apuntar las tareas a realizar y gestionar mejor el tiempo para llevarlas a cabo.

El tratamiento siempre se establecerá en función de cuál es la causa de la pérdida de memoria. Cuando la mala memoria es temporal y está ocasionada por problemas emocionales, la recomendación es buscar ayuda psicológica y contar con el apoyo familiar.

Principales alimentos para mejorar la memoria

Son numerosos los estudios que avalan la relación directa entre la química cerebral y la alimentación. No obstante, la dieta actual ha bajado en gran medida el consumo de alimentos potenciadores de la actividad cerebral. Ello se debe al incremento de consumo de alimentos procesados. Dichos alimentos contienen elevadas cantidades de grasas saturadas, las cuales producen un empeoramiento de la actividad cerebral. Los alimentos que ingerimos son muy importantes para la prevención y el mantenimiento de nuestra salud física, pero también psíquica, influyendo en procesos cognitivos como la memoria y la concentración.

Todos los nutrientes que ingerimos son importantes para el correcto funcionamiento, no obstante, hay algunos que nos ayudan a fomentar la estimulación de determinadas funciones cognitivas como la memoria y la concentración, gracias a los cambios producidos a largo plazo en la estructura y la química cerebral asociados a determinados alimentos.

 Por ello, veamos los alimentos que favorecen la estimulación de las funciones cognitivas, concretamente, los alimentos para la concentración y la memoria:

  • Omega-3: Cada vez conocemos más acerca de los mecanismos a través de los cuales el DHA (ácido docosahexaenoico) protege nuestra memoria: este ácido graso Omega-3 se acumula en la región del hipocampo del cerebro implicada directamente en la memoria, donde se asocia con un aumento de la transmisión del impulso nervioso. Enriquecer la dieta con este nutriente, tanto comiendo pescado azul rico en DHA, como tomando suplementos de ácidos grasos Omega-3, puede ayudar a proteger el cerebro y mejorar la memoria. lajusticia-higado-bacalao.
  • Aguacate: Esta fruta tiene un alto contenido en grasas monoinsaturadas que ayudan a potenciar la actividad neuronal y a mejorar la atención. Este tipo de grasas saludables tiene la función de limpiar las arterias, garantizando, de esta forma, que llegue al cerebro y al corazón la sangre necesaria para que ambos órganos funcionen a pleno rendimiento. Además del omega 3, el aguacate es rico también en ácido fólico, que ayuda al organismo a mantener y crear nuevas células, y vitamina K, esencial para prevenir los coágulos sanguíneos en el cerebro y mantener los huesos fuertes. Además, los aguacates son ricos en vitamina B y vitamina C. Un alimento imprescindible en una dieta saludable.
  • Chocolate negro: El chocolate negro contiene cacao, que es rico en flavonoides, unas sustancias con efecto antioxidante y antiinflamatorio. Los antioxidantes son especialmente importantes para la salud de nuestro cerebro, ya que éste es muy susceptible al estrés oxidativo, lo que contribuye al deterioro cognitivo relacionado con la edad y las enfermedades neurodegenerativas. Según las investigaciones, los flavonoides del cacao pueden ser esenciales para la neurogénesis y el crecimiento de vasos sanguíneos en diversas áreas cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje. Además, en diversos estudios se ha observado que comer chocolate negro puede mejorar la plasticidad cerebral y que los flavonoides podrían tener un efecto positivo en la mejora de la memoria espacial. chocolate-aynouse-cacao-100% puro.
  • Fruta: Es recomendable cualquier tipo de fruta en una buena alimentación, no obstante, los frutos rojos y las manzanas han demostrado tener una elevada relevancia en el desarrollo y el funcionamiento de las funciones cognitivas. Esta tipología de frutas contiene antioxidantes, que contribuyen a frenar la oxidación celular, mejorando con ello las diferentes funciones cognitivas. Por ello, los frutos rojos y las manzanas son uno de los alimentos para mejorar la memoria. Las últimas investigaciones señalan que estos compuestos tienen un efecto positivo sobre la comunicación celular, producen un incremento de la plasticidad neuronal, y reducen o retrasan determinadas enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad y el deterioro cognitivo que afectan a la memoria y otras funciones cognitivas. arándanos-bio.
  • Frutos secos: los frutos secos, como las almendras, avellanas, pasas y, sobre todo, las nueces contienen una gran fuente de Omega-3, la cual tiene especial relevancia en el adecuado aporte sanguíneo que llega a nuestro cerebro, además de ser ricos en antioxidantes, los cuales retrasan el envejecimiento neuronal, fomentando las funciones cognitivas, entre ellas la memoria. Por ello, los frutos secos son unos de los alimentos para mejorar la memoria. No obstante, se recomienda un consumo moderado diario de este alimento debido a su alto contenido calórico. frutos-secos bio.
  • Cúrcuma: La cúrcuma es una especia de color amarillo que se utiliza para aderezar multitud de platos. Se ha comprobado que la curcumina, el ingrediente activo de la cúrcuma, tiene una serie de beneficios que incluyen: efectos antiinflamatorios, efectos antioxidantes, mejora de la cognición y la memoria, alivio de la depresión y aumento del factor neurotrófico derivado del cerebro. cúrcuma-ayurveda.
  • Semillas de calabaza: Las semillas de calabaza, al igual que otro tipo de semillas como las de lino, chía o sésamo, contienen numerosos antioxidantes que protegen al cerebro del daño de los radicales libres. También son una excelente fuente de magnesio, hierro, zinc y cobre. Estos micronutrientes actúan para mejorar la función nerviosa, para incrementar las funciones cognitivas como la memoria y el aprendizaje, y para prevenir enfermedades neurodegenerativas. semilla-calabaza-bio
  • Pescado azul: Este grupo de pescados como el salmón, la sardina o el atún tienen una elevada implicación en la estimulación de la memoria. Lleva un alto contenido en Omega-3 el cual tiene un papel importante en la prevención del deterioro cognitivo. Por ello, el pescado azul es uno de los alimentos para mejorar la memoria. Para una alimentación adecuada, su consumo debería ser superior al de la carne y debería ingerirse al menos dos veces a la semana.
  • Aceite de coco: El aceite de coco es probablemente el aceite más versátil que puedes encontrar. También se usa para cocinar, para el cabello y para tratamientos de belleza. Sin embargo, aparte de estos conocidos beneficios del aceite de coco, también es muy beneficioso para el cerebro, ya que contiene altos niveles de triglicéridos de cadena media que ayudan a descomponer las cetonas (subproductos que actúan como combustible para las células del cerebro). El aceite de coco también contiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a suprimir la inflamación en las células. Los estudios han demostrado que el aceite de coco es beneficioso para la pérdida de memoria relacionada con la edad. Además, también puede actuar como un probiótico que destruye las bacterias dañinas presentes en el intestino.

Dentro de este marco, es recomendable que combines la práctica de ejercicio de mayor o menor intensidad, con una alimentación variada. Un ejemplo de ello, puede ser la dieta mediterránea, ahora bien, podemos recurrir sobre esta base al complemento de un soporte nutricional y vitamínico que potencie una determinada carencia.

La falta de algunas vitaminas y minerales puede causarle daños degenerativos. Tales como: pérdida de la memoria, imposibilidad de concentración, cansancio o decaimiento. Estos complementos te ayudan a suplir las deficiencias que requiere el cerebro para su correcto funcionamiento:

 

Una buena aportación de nutrientes adaptada al funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso, así como un entrenamiento mental regular hasta edades avanzadas, son importantes para preservar la memoria, la capacidad de aprendizaje y la buena forma mental.

 

Activa tu energía mental. La vitamina B6 contribuye a la función psicológica normal, al metabolismo energético normal y ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.

 

REFLEXIÓN DEL DÍA:

Me gusta abrazar con el alma, porque ella llega donde mis brazos no pueden

 

Comparte con quien ames >>

María Teresa

María Teresa

Amante de la salud natural y el bienestar, tardé muy poco en darme cuenta de que el estilo de vida saludable y la nutrición Natural serian mi autentica motivación, pues era justo lo que necesitaba en ese momento de mi vida (donde una perdida familiar me hizo tambalear mi salud), fue ahí donde decidí que mi prioridad era conectar conmigo misma cuidando de mi salud. Llevo 12 años formándome en HERBODIETICA y NUTRICION y sigo en constante desarrollo y aprendizaje, mi objetivo es daros una correcta información optar por la naturalidad y ayudar a las personas a transformar sus hábitos, para que vivan con salud, energía, ilusión y sean más felices. Otra de mis grandes pasiones es el deporte, me encanta salir al campo, disfrutar de la naturaleza, me llena de energía y vitalidad y unido a una dieta sana y equilibrada forma el cóctel perfecto para encarar la vida con ilusión, optimismo y alegría. Te animo a que me sigas en esta nueva aventura que desde hoy empiezo a compartir con vosotros, deseo transmitiros mi entusiasmo y la ilusión con la que estoy viviendo esta nueva etapa. ¡Os espero!

Menú de productos